LOVE DEMOCRACY
Articles

LOVE DEMOCRACY

Ser demócrata no es repetirlo en eslóganes y «hashtags». Uno no se convierte en demócrata simplemente por repetir hasta la saciedad que es demócrata, o porque se mente como demócrata en su nombre. Ser demócrata se demuestra en el quehacer diario, en el respeto a los demás, en el respeto incluso a las minorías; y sobre todo, en el respeto a la ley y al Estado de derecho. Sin respeto a la ley, no hay democracia. Quizás, la necesidad de manifestarse continuamente como demócrata, ponga en evidencia precisamente lo contrario, como ocurría en la extinta República Democrática Alemana, que era todo menos demócrata.

Todo esto viene a cuento por lo ocurrido hace unos días en el Parlamento de Cataluña. Efectivamente, la modificación del reglamento para establecer un procedimiento de lectura única no es nuevo en los parlamentos, se utiliza principalmente ante proyectos de ley que tienen un especial consenso entre los grupos parlamentarios. Resulta ágil establecer un sistema rápido de aprobación de aquellas leyes en las que no es necesario debatir porque han generado un acuerdo entre los parlamentarios con una mayoría cualificada. Dependerá del régimen jurídico de cada parlamento cómo se configura la mayoría cualificada para proceder al trámite abreviado.

Pero lo que sin duda pone de manifiesto el carácter poco democrático de la reforma del reglamento del Parlamento autonómico no es tanto la reforma en sí, sino el objetivo de la misma. Resulta de una carencia democrática extraordinaria modificar el reglamento de la cámara «ad hoc», o sea de manera especial para tramitar una ley concreta, y digámoslo con todas las palabras: para hurtar del debate democrático una ley que pretende desconectar de España. Quizás la ley más importante que pueda aprobar en toda su historia el Parlamento de Cataluña, y que más efectos debería tener sobre los ciudadanos de Cataluña; esa ley, se pretende aprobar en lectura única, sin posibilidad de debate, y sin posibilidad de enmiendas. Inaudito en una democracia.

Y no valen excusas, no vale que es para evitar la reacción del Gobierno. Quien lo mantenga desconoce cómo funciona la abogacía del Estado, uno de los cuerpos con más prestigio de la administración pública. Podrá interponerse el recurso igualmente, se apruebe por el trámite que se apruebe, el ordinario o este concreto; quizás, suponga que deban trabajar por la noche, pero a buen seguro que el recurso ante el Tribunal Constitucional (TC) estará preparado y presentado a las pocas horas de su aprobación. Y si es necesario, el TC se reunirá con carácter de urgencia. Por lo tanto, el nuevo sistema no impide nada, ni va a conseguir otra cosa que hacer trabajar a horas intempestivas a la Abogacía del Estado.

Entonces, si el nuevo trámite no sirve para evitar el recurso del Gobierno, ¿para qué, esta reforma? Pues para ocultar algo fundamental: no tienen mayoría. La explicación la encontramos junto al hecho de que se ha mantenido en secreto el contenido de las leyes de desconexión. En dicho grupo de leyes –que suponemos contendrán un cambio de las competencias de la Generalitat reguladas en el Estatuto–, para su aprobación se requiere el voto favorable de las dos terceras partes de los miembros del Parlamento de Cataluña, según el artículo 222 del Estatuto, una mayoría que no poseen. Conviene recordar que el Estatuto fue refrendado en referéndum por todos los ciudadanos. La otra opción es saltarse la ley, o sea el Estatuto, simplemente, porque no tienen la mayoría, y para ello deben mantener el proyecto de ley en secreto y evitar un largo debate parlamentario; y aprobarlo sin la mayoría necesaria en pocas horas y disimular ante la opinión pública lo que es una verdadera maniobra antidemocrática, más propia de parlamentos donde la democracia y el derecho brillan por su ausencia.

Lo que se pretende pues es aprobar una ley secreta hasta el momento de su presentación, sin debate ni posibilidad de enmiendas por una mayoría no cualificada de votos, vulnerando el Estatuto.

No, señores, esto no es democracia, esto tiene otro nombre.

Pere Lluís Huguet Tous